Los españoles beben mucho vino

¿Sabías que las estadísticas ubican a España en el noveno lugar entre los países más consumidores de vino? Esta exquisita bebida salida de la uva cautiva a millones de comensales por todo el mundo.

Existen más de seiscientas variedades españolas de esta fruta, aunque según expertos la mayor parte de la producción solo vinícola sale de una veintena de variedades. Las más conocidas son: Tempranillo, Albariño, Garnacha, Palomino, Airén, Macabeo, Parellada, Xarello, Cariñena y Monastrell. ¿Tienes alguna preferida? La mía es la Tempranillo, por su dulzura y color.

Por otro lado, determinadas regiones de producción vinícola son mundialmente conocidas, comenzando por la Rioja, preferida por muchos. También podemos mencionar Ribera del Duero, Marco de Jerez, Rías Baixas, Penedés, Priorato, entre otros muchos. Si no sabes dónde se encuentran puedes ubicarlos con un mapa, así sabrás donde se confeccionó el vino que te tomarás próximamente en la cena. ¿No te da curiosidad? La semana pasada yo me tomé con mis amigas un excelente vino tinto hecho en Penedés. De lo mejor que he probado. Se los recomiendo.

La cultura vinatera en la región ibérica tiene larga data. Los especialistas se aventuran a decir que los españoles hacían vino desde el año 4000 y 3000 antes de Cristo (si eso no es larga tradición, nada lo es).

Si no sabes mucho de vinos, te comento que esta deliciosa bebida tiene diversas clasificaciones que te conviene conocer para saber cuál comprar en cada ocasión que así lo desees. Según las reglas de la Unión Europea (UE), los vinos se dividen en tres clasificaciones, determinadas por la protección geográfica y al grado de exigencia en su proceso de fabricación.

La protección geográfica es una clasificación que, como indica si nombre está determinada por la zona donde se cultive la uva de la que se extraiga el vino. Esta categoría incluye vinos de pagos, vinos con denominación de origen calificada, vinos con denominación de origen y vinos de calidad con indicación geográfica.

Como puedes notar, la alta especialización de la cultura vinícola se debe a su larga tradición. La producción de vino, además de eslabón económico fundamenta de las zonas anteriormente mencionadas, es un elemento imprescindible de la cultura ibérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *