Una copa de vino y un comercial

Cualquier ambiente no es propicio para llevar adelante una venta importante. Los clientes lo miran todo, se fijan en todo y lo critican todo. Por eso hay que ser muy cuidadosos a la hora de cerrar un negocio. Los comerciales grupo planeta, por ejemplo, tienen establecido un protocolo muy eficaz. Para ellos no hay mejor manera de cerrar un negocio con glamur que una copa de vino.

Y es que una venta exitosa siempre es un buen motivo para celebrar, porque tanto el cliente como el comercial obtendrán beneficios de esta transacción. Por eso el vino es la bebida idónea para estas cuestiones. El vino es ligero, sabroso y muy elegante. Otra bebida sería inapropiada, aunque siempre prefiere celebrar estas cuestiones con champán.

Yo soy de los que prefiere siempre una copita de un buen vino tinto. No por gusto en España tenemos tan buenos viñedos. Esta manera de cerrar tratos está directamente relacionada con la relación que se establece entre el cliente y el comercial. Obviamente, siempre se espera que esta relación sea cordial y hasta afectuosa.

Y es para poder llevar adelante una compraventa es preciso que el cliente y el comercial congenien bien y hasta confíen uno en el otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *